miércoles, 18 de abril de 2012

La lonchera. Lonchera escolar.


Un niño o adolescente bien alimentado rendirá mejor en el colegio, por esta razón debe tomar una buen desayuno y como refuerzo su lonchera de refrigerio, debe estar bien balanceada en proteínas y vitaminas para así evitar el desgaste de energía tanto físico como como mental.

La lonchera es aquel morral, cajita o maletita en la que se lleva la merienda o refrigerio. Generalmente los adultos llevan una lonchera al trabajo, el mismo que contiene una comida ligera que deberá ser consumida a la hora del almuerzo.

Lonchera escolar

Los niños, llevan su lonchera para comer un refrigerio a la hora del recreo ya sea a media mañana o a media tarde; con este alimento los estudiantes se recargan de energías y nutrientes para que su rendimiento académico se mantenga en el mismo nivel a lo largo de la mañana o de la tarde, representa entre 10 y 20% de lo que el estudiante debe consumir durante el día. Si se prescinde de ello mostrarán signos de cansancio y concentración.

Ahora que los alumnos ya retornaron al colegio, es importante detenernos un momento y analizar qué tan saludable es la lonchera que nuestros niños consumen a diario, si es suficiente, o si le brinda el aporte energético necesario para continuar con sus actividades en tanto permanezcan en el colegio.

La lonchera de acuerdo a la edad

Por eso es importante preparar la lonchera en concordancia con la edad del usuario, en base te recomendamos como debe ser su lonchera agrupados por edades:


1.- Lonchera preescolar, para niños pequeños (de 2 a 5 años), en estos tiempos en que la mamá sale a trabajar; los niños o bebés son llevados a hogares de cuidado diario, quedando a cargo de personas especializadas, en este sentido el refrigerio debe ser sencillo no muy abundante.

Los especialistas recomiendan poner en la lonchera dos frutas no muy grandes trozadas y sin piel, algunas galletas fuera de su empaque dentro de un envase de plástico hermético pero fácil de abrir pensando siempre en darle facilidad al niño, ponerle también un sándwich de pan suave por aquello del cambio de dientes cortado en bocados fáciles de ingerir, por lo general a los niños no les gusta ver abundancia de alimentos y porque ellos se llenan con facilidad.

También debes de poner en un vaso con tapa hermética de 250 ml. Una bebida de su agrado de preferencia jugos naturales, si se desea también se le puede agregar algún alimento sólido.


Recuerda si envías una lonchera bastante colorida de seguro que tu hijo no dejara nada. Que tu niño coma depende mucho de tu imaginación tal vez una lonchera ideal podría ser: un sandwich de mermelada de fresa, una banana o plátano cortado en rodajas, una compota o una mazamorra y un jugo natural de la fruta de estación.

2.- La lonchera del escolar es para los niños entre 6 y 9 años, niños que están en continuo movimiento, debe ser ligera, atractiva y compatible con sus gustos y preferencias, a esa edad ya eligen lo que quieren llevar y les gusta las loncheras con la imagen de sus héroes televisivos favoritos.

Si bien es cierto que ellos quieren escoger lo que llevarán, es recomendable que lo vayas orientando a escoger lo que más les nutra, por eso dale a escoger entre dos opciones nutritivas: queso o jamón, manzana o plátano, jugo o un yogur.

Si envías una lonchera bien equilibrada evitarás que tu hijo tenga sobrepeso u obesidad. Involucrarlo en lo que desea para la merienda te asegura que la comerá y evitarte así la desagradable escena de encontrar al día siguiente o en la noche que lo que preparaste con amor no fue ni siquiera visto, y ojito que eso va en perjuicio de su desgaste energético, su rendimiento escolar y de tu economía.

3.- La lonchera juvenil. Con los adolescentes la cosa es complicada, pues no les gusta cargar la famosa lonchera entonces tienes que ingeniártelas para hacer que añada un pequeño paquete en su mochila, este grupo se deja guiar por la moda y les gusta la comida rápida y dinero.

Algunos prefieren llevar dentro de su mochila, bolsas o contenedores de plástico con tapa, por lo que el refrigerio del adolescente de 10 a 17 años debe ser balanceado, práctico y duradero.

Las frutas que casi nunca son rechazadas son una excelente opción, deben ser de cáscara resistente, los sándwiches no deberían tener salsas como el kétchup o la mayonesa ya que éstas pueden rebalsar, no pongas nada que cambie de sabor con el calor, eso si envíales una botella de plástico con algún líquido agradable.

Si el horario del adolescente se extiende, los alimentos pueden duplicarlos y si buscas otro tipo de sándwich será fabuloso si les agregas algún energético como mantequilla de maní.

Finalmente no debes olvidar que el proceso de crecimiento se intensifica en la edad escolar, por eso las loncheras deben ir balanceadas conteniendo:

Proteínas de alto valor biológico como huevos, lácteos, carnes, y frutos secos como maní, nueces, entre otros.

Carbohidratos con fibra como los cereales, aportan constantemente glucosa, debido a que el cerebro es el órgano que más glucosa consume y dependiendo el tipo de actividad que realice, el requerimiento será mayor.

Las grasas cumplen un rol importante, son una fuente extra de calorías, contribuyen a tener saciedad y son indispensables en el proceso de desarrollo cerebral, participan en la construcción de las membranas celulares.

Es muy importante mantener un adecuado nivel de hidratación, ya que mejora la concentración y el tiempo de reacción durante los ejercicios. Por eso es de vital importancia incluir suficiente agua para el consumo. El aporte inadecuado de agua puede provocar fatiga, irritabilidad hasta bajo rendimiento físico e intelectual. Esto no incluye bebidas gaseosas y energéticas.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada