La Bufanda. La Chalina. Usos. Estilos.





Cuando el invierno llega y empezamos a sacar todo aquello, con lo que podamos abrigarnos, abrigos, guantes, chompas, pantalones y faldas de lana y por supuesto la famosa y necesaria  chalina o bufanda, tan usada en estos últimos tiempos pues la moda los impone de todos los colores, tamaños y materiales.

Tanto hombres como mujeres la usan, cerca de la cabeza o el cuello con el único propósito de calentar aunque es también un accesorio de moda. Se confecciona de lana, algodón, seda, etc.

La chalina según la definición en el Diccionario de la Real Academia Española es una  corbata de caídas largas que usan los hombres y las mujeres es un tipo de bufanda o bouffante palabra que viene del francés antiguo que, quiere decir prenda larga y estrecha, por lo general de lana o seda, con que se envuelve y abriga el cuello y la boca.

Este complemento es de origen vasco, se usa indistintamente por hombres y mujeres. Se pueden confeccionar con seda o lana, y en algunas zonas son confeccionadas en algodón. Esta prenda fue traída por lo europeos (españoles) a América.

La chalina o bufanda es una pieza cuyo tamaño y acabado depende de su confección y del gusto de la persona de tal suerte que tenemos chalinas de:

1.- Textil de algodón, lana o seda o acrílico.

2.- Tejida a mano o a máquina.


Su tamaño o mejor dicho el largo de esta prenda fluctúan entre 1 metro a metro y medio de largo y de 10 a 30 centímetros de ancho.




En cuanto a su diseño abarca una amplia gama de colores, dibujos, figuras y modelos como: dibujos geométricos, cuadrados, círculos, pueden ser rayas, cuadros, sin figuras, etc.

Usos de la bufanda

Su uso por lo general está cerca de la cabeza, en el cuello, con el objetivo de, abrigar esta parte del cuerpo y evitar enfriamientos causantes de enfermedades como gripes, resfriados, faringitis, amigdalitis, etc.

También se le usa, como complemento de moda, no se envuelve el cuello solo va colgada. En climas muy fríos es frecuente verla anudada al cuello para mantenerlo caliente, siempre acompaña a un sombrero caliente, guantes y un abrigo pesado.

Cuando llega la temporada otoño-invierno los complementos y accesorios a los cuales recurrimos para protegernos del frío, son variados, a veces los conjugamos con la chalina por ejemplo; para un abrigo negro nos colocamos una chalina gris o blanca y si fuera al revés la chalina sería negra.

Por esta razón si ya estas aburrido de llevar la bufanda siempre de la misma forma y en esta temporada quieres renovar, aun estas a tiempo, las opciones son múltiples te verás elegante y sofisticada y bien abrigada, recuerda que las bufandas, nunca pasan de moda, siempre salen a la palestra especialmente en climas y estaciones frígidas.

Las chalinas nunca pasarán de moda, este complemento además de protegernos del inclemente frío, nos otorga presencia y sofisticación ya sea en las formas casuales o formales.




Es importante indicar que pueden ser usadas ventajosamente en cualquier ocasión , en la actualidad podemos encontrar en el mercado una infinidad de bufandas en colores y materiales, además de formas bastante modernas, queserá difícil decidir por alguna de ellas, porque los encontrarás desde los más  sencillos hasta los más complicados.
Estilos de la bufanda

Es necesario aprovechar la forma y estilo de cada uno de ellos para verse elegante y llevarlos con gracia y sencillez, luciéndolos de día o de noche con estilo y elegancia.

Durante el día se puede mezclar estilos casuales y formales, llevar los más diversos colores, hay la opción de combinarlos usando criterio estético, considerando el tono base de las prendas. Para elegir los colores considera lo siguiente:

Las tonalidades más adecuadas para usar de noche, son los colores sobrios o con destellos no muy chillones, hay que recordar que esta elección dependerá de la instancia en que se use la bufanda y el tipo de vestuario.

En ocasiones la noche es propicia para llevar estilos osados y vanguardistas, sólo que siempre se debe recordar si se ajustan a la imagen y personalidad del que usara la chalina.

Hay tonos como el negro por ejemplo que lo permite todo o casi todo, si tu vestimenta básica es negra tienes la inmensa posibilidad de llevar colores encendidos como naranjo, morado, fucsia, rojo, verde, amarillo o turquesa.

Esta combinación de colores los puedes hacer también a la inversa, es decir si usas un vestido claro la chalina puede ser de color oscuro sobrio, no hay que sobrecargar la imagen.

El tamaño es importante a la hora de elegir una chalina: si eres bajito o muy delgado es preferible no usar chalinas grandes o de material grueso y menos de colores brillantes y figuras rebuscadas.

Por el contrario si tu tamaño es considerado alto y tu contextura es gruesa, el tamaño de la chalina debe ser largo, (estiliza la figura sin exagerar). Si eres alto y delgado las figuras un tanto rebuscadas te favorecerán.

Hay estilos para usar de forma sencilla la bufanda:

1.- Nudo tradicional: Es el estilo más simple para usar bufandas, este consiste en pasar un extremo sobre el otro al centro del cuello, asegurando que los laterales colgados guarden asimetría. Para esta forma de llevar bufanda lo recomendable es que sea confeccionado con material suave a fin de que tenga caída natural.

2.- Nudo tipo corbata: Esta forma se lleva en días de mucho frío,  unir los dos extremos de la bufanda, pasarlos por detrás del cuello de manera que ambos lados queden del mismo largo, luego introducir por el espacio que se formó en la mitad de la bufanda las puntas unidas, las cuales caerán libremente, permitiendo ajustar el nudo.

3.- Alrededor del cuello: Este tipo de nudo es recomendable si la bufanda es corta, por lo general son de seda.

2 comentarios:

Anónimo dijo... [Responder]

MUCHAS GRACIAS ME SIRVIO MUCHISIMO XD

Lisbeth Burga dijo... [Responder]

por favor me podria decir quien es el autor del blog es ugente

Publicar un comentario