miércoles, 18 de abril de 2012

Los ojos irritados. Cuida tus ojos de los agentes contaminantes.


Ten cuidado con los ojos enrojecidos e irritados, no siempre son una simple  irritación debido a factores contaminantes del medio ambiente  si no les damos la importancia debida pueden ser el factor desencadenante  de una grave enfermedad que a la larga pueden dejarte sin visión.

Por esta razón si con los métodos y tratamientos convencionales no solucionas esas molestias  es mejor acudir a un profesional en oftalmología.

Una de las causas que motivan los ojos rojos es la falta de horas  en el dormir, los que van aunados a la polución.

Así como decimos hay que darle calidad de vida a nuestro organismo es vital y muy importante darle calidad a nuestros ojos y eso se los das descansando y alimentándonos bien.

Causas de los ojos irritados


Muchas son las causas que hacen que nuestros ojos se irriten, entre ellas:

1.- La polución en la actualidad es bastante  ya que las grandes y las no muy grandes ciudades. Están muy contaminadas ambientalmente por ejemplo los motociclistas deben usar los cascos integrales, es decir con la visera cerrada para dar más seguridad al factor protección contra el anhídrido carbónico expedido por los autos.


2.- El gran problema con las pantallas del ordenador o computador residen en que al tener que fijar la vista, parpadeamos menos y los ojos se resecan, efecto que está acompañado con molestias en las cervicales por situarnos de forma incorrecta frente a ellas. Lo ideal sería que estén separadas la distancia del largo de nuestro brazo y situadas más bajas respecto al plano horizontal que marcan los ojos.

3.- Sobre el aire acondicionado el problema se agrava, cuando abusamos de su uso y pasamos largas horas en un recinto cerrado expuestos a un grado de humedad bajo.


La película lagrimal se rompe antes de lo normal (8 ó 10 seg) y la superficie del ojo se reseca. Este proceso pasa desapercibido al inicio y solo cuando la superficie ocular empieza a deteriorarse, es cuando se inicia la sintomatología.
 
Si la persona ya tiene un déficit de lágrima, tendrán más disposición a desarrollar las molestias. La lágrima es como el aceite en una máquina, sirve para lubrificar, ayuda a mantener húmeda la superficie ocular y, a que el parpado se deslice suavemente sobre ella.

Si no hay lágrima la superficie se reseca y el párpado va “rascando” la córnea, provocando un microtraumatismo que causa molestias que se caracterizan por esa sensación de arenilla, pesadez de párpados y visión borrosa, que obliga a frotarse  los ojos para volver a ver bien y que se acompaña de “ojo rojo”, el cuadro típico de irritación ocular.

Por lo general decimos que eso no es muy importante, que ese inconveniente es pequeño y que pronto pasará. La recomendación es que acudas donde un oftalmólogo por dos razones:

1.- Dará solución al problema en forma rápida y eficaz.

2.- Tal vez estés iniciando un cuadro de Síndrome de ojo seco, aislado o asociado a otros problemas sistémicos, lo cual ya no es tan fútil. Este síndrome se identifica por la afectación de la glándula lagrimal, ya que se produce un infiltrado inflamatorio que la va destruyendo y el resultado más importante es la reducción en la cantidad y calidad de la lágrima, ocasionando la sequedad de la superficie ocular.

Los problemas se agudizan si van acompañadas de alteraciones en las glándulas de los parpados, las glándulas de Meibomio, encargadas de segregar lípidos, la parte grasa de la lágrima, que evita su rápida evaporación.

Tratamiento para los ojos irritados

El tratamiento es complejo la mayoría intenta solucionar este problema evitando los factores que la ocasionan y aplicando lágrimas artificiales pero, no siempre es y debe ser así de sencillo.

Se recomienda que al aparecer estas molestias y si no se solucionan con las lágrimas artificiales, se debe acudir al oftalmólogo para que realice una revisión más profunda, y determine si se trata de un Síndrome seco con afectación de otras mucosas o de molestias de tipo reumático, debiendo tener un tratamiento más específico pues las consecuencias son de gravedad.

Para calmar la irritación del ojo y eliminar el enrojecimiento inicial me gustaría que anotaras algunas recetas que te pueden ayudar temporalmente a aliviar los ojos rojos.
Lavados con sal: 1 cucharadita de sal, 1/2 taza de agua.

Hervir por cinco minutos el agua y añade la sal indicada, cuando ya este fría lávate los ojos con esta preparación, también puedes usar un gotero cuenta gotas, repitiendo varias veces al día.

Si tienes los ojos rojos y no puedes dormir toda la noche, cierra los ojos con mayor frecuencia para que puedan rehidratarse.

Acude al médico si detectas la presencia de sangre no sólo en la parte blanca del ojo sino también sobre la pupila del ojo, el ojo duele, la visión se ha torna borrosa.

Si tienes los ojos rojos y los párpados inflamados, tal vez se deban a una infección llamada blefaritis. Lava los párpados con agua tibia por la noche antes de irse a dormir. Además, debes asegurarte de limpiar los párpados de tal forma que no queden vestigios de desechos, grasas, cosméticos y caspa en las pestañas.

No es recomendable el uso de las gotas formuladas para quitar el enrojecimiento de los ojos, ya que actúan comprimiendo los vasos sanguíneos. Inicialmente eliminarán el enrojecimiento, pero después, cuando desaparece su efecto, al cabo de un par de horas, puede de nuevo presentarse el enrojecimiento y hasta ponerse peor que al principio. Por eso, se aconseja usar las lágrimas ratifícales.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada